Inclusión del alumnado migrante en el sistema educativo

Compartir:
  • Categoría: Educación para el Desarrollo
  • Fecha: 17 de Noviembre de 2021

Con el título de “Inclusión del alumnado migrante en el sistema educativo: avances, retos y buenas prácticas” ha tenido lugar en Madrid, el 16 de noviembre, un encuentro en el que han participado, autoridades educativas a nivel nacional y autonómico, pudimos contar con representación del Ministerio de Educación y Formación Profesional, así como de la Dirección General de Educación Infantil, Primaria y Especial de la Comunidad de Madrid y representantes de las  Unidades de Programas Educativos de las  Áreas Territoriales Capital y Oeste también de la Comunidad de Madrid. Igualmente participó profesorado de los centros educativos donde se desarrolla el proyecto, así como organizaciones de la sociedad civil con experiencia y trabajo con población migrante, para dialogar e intercambiar experiencias sobre la diversidad en nuestras aulas y las interacciones entre las migraciones y los sistemas educativos.

Este proyecto que cuenta con el apoyo Del Programa Erasmus Plus de la Unión Europea: “Difundir y ampliar buenas prácticas para fomentar la inclusión educativa de los niños, niñas y jóvenes migrantes recién llegados y llegadas”, tiene su antecedente en un proyecto anterior que tenía como objetivo fortalecer la participación de estos jóvenes nacionales de terceros países en los sistemas educativos, a través de la implementación de un modelo de apoyo cuyo eje central fue un programa de “mentoring” (acompañamiento, orientación, apoyo) y formaciones al profesorado en competencias interculturales, ciudadanía global y el trabajo con las familias. El nuevo, proyecto que se ejecuta a dos años, tiene como finalidad contribuir a la inclusión educativa del alumnado migrante mediante la difusión y réplica de dos buenas prácticas: el mentoring intercultural y una herramienta para la valoración y validación de los aprendizajes previos de este alumnado.

Es un proyecto que se realiza en coordinación con 5 ONGD europeas: InteRed (España), KMOP (Grecia), CESIE (Italia), CARDET (Chipre) y SüDWind (Austria).

 

La abogada, Cristina Manzanedo, experta en migraciones, afirma que “vamos a sociedades diversas”, en algunos de los centros educativos del centro madrileño, la población migrante, es el 95% del alumnado, o de 60 nacionalidades como explica la directora de un centro educativo de Carabanchel.

Según el informe “La población de origen inmigrado en España” 2020, del Servicio Jesuita, la población migrante europea es de Rumanía, Inglaterra, Italia, Alemania y Francia; la que viene de América Latina es preferentemente de Colombia, Ecuador y de reciente eclosión la venezolana; y la de países asiáticos es principalmente de China, y más recientemente de Siria, Irak y Afganistán.

Algunos de los desafíos al que se enfrenta este alumnado en su llegada a los centros, es su acogida, cómo aprender el idioma, conocer los contextos de los centros, la situación de sus familias, una gran mayoría en precariedad, donde les atraviesa la Ley de Extranjería que condiciona su futuro. El alumnado, en definitiva, se enfrenta a desigualdades educativas como consecuencia de las desigualdades sistémicas y estructurales.

La reflexión que se lanza es ¿son los centros educativos españoles inclusivos de la diversidad? ¿Está el centro educativo enfocado al alumnado migrante o sólo al alumnado autóctono? ¿Está preparado y adaptado el centro? ¿Hay inclusión o exclusión educativa?

Manzanedo, afirma que es un fenómeno social, no una lacra, con oportunidades y riesgos, necesidades de conocerlo, comprenderlo, gestionarlo y aprovechar las ventajas. Tenemos derecho a movernos y más cuando hay dificultades en los países de origen. Hay que romper la idea que convierte a jóvenes migradas y migrados en “el otro o la otra”. Cuando dejemos de vernos como “ellos y nosotros”, y nos veamos todos y todas como un “nosotros y nosotras” es más fácil y las cosas cambian.

 

En el diálogo posterior se plantearon los diversos retos que afrontan los centros educativos para favorecer la inclusión del alumnado, comenzando por la barrera del idioma, las diferencias a nivel cultural y la precariedad en la que se encuentran sus familias en muchas ocasiones. Además, se plantea también el reto para su incorporación, al sistema educativo, sea la edad únicamente, o que tenga más peso la evaluación del aprendizaje previo que trae este alumnado.

Metodología

El proyecto se basa en las siguientes metodologías, que son la base que sustenta las dos buenas prácticas que presenta este trabajo, el programa de mentoring y la herramienta de evaluación de aprendizaje previo:

  • Metodología de aprendizaje cooperativo.
  • Metodología de tutoría entre iguales.
  • Metodología de “mentoring”.
  • Metodología de evaluación del aprendizaje previo basada en imágenes.

Para ver la web del proyecto, haz click aquí.