Retos, desafíos y oportunidades globales tras la crisis de la COVID19

Compartir:
  • Categoría: Cooperación internacional
  • Fecha: 17 de Junio de 2020

El pasado 3 de junio fue un día importante para InteRed y nuestras Organizaciones Socias Locales de la Institución Teresiana con quienes trabajamos en cooperación internacional en cuatro continentes. Todas participaron en el Webinar “Retos, desafíos y oportunidades tras la crisis de la COVID19”.

El objetivo era generar un espacio para iniciar un proceso de aprendizaje mutuo y de construcción conjunta. Pero el resultado, como suele ocurrir en los encuentros globales, se convirtió también en un momento emotivo que superó las expectativas y donde estuvo presente la voz y representación de las personas para las que trabajamos y que viven en contextos de mayor dificultad.

Pudimos contar con testimonios locales de Bolivia, México, Guatemala, República Dominicana, Perú, Argentina, India, Filipinas, República Democrática del Congo y de España. Las numerosas intervenciones lograron que las más de 70 personas participantes pudiéramos:

  • ahondar en el profundo y grave impacto de la pandemia en contextos muy diversos y sobre las poblaciones más vulneradas

  • reafirmar nuestra apuesta por trabajar en alianzas desde la cooperación al desarrollo

  • generar lazos de empatía y reconocimiento entre Organizaciones Socias Locales de cuatro continentes

  • enriquecer nuestra mirada global y proyectar con esperanza los siguientes pasos.

 

Pese a las especifidades de cada realidad, el encuentro evidenció preocupaciones comunes a las que las organizaciones están respondiendo desde sus ámbitos locales. Todas las alarmas ponen de manifiesto las desigualdades que el sistema económico ha impuesto sobre la inmensa mayoría de la población:

  • La mayor vulneración de los Derechos Humanos: alimentación, educación, empleo, acceso a agua y saneamiento, vidas libres de violencia… Derechos que se están viendo más afectados en esta crisis y que apelan a todas las organizaciones a aunar esfuerzos y crear alianzas para cubrir más específicamente estos derechos fundamentales.
  • La violencia de género: ha sido una de las principales preocupaciones y realidades constatadas por las OSL. La violencia contra las mujeres, que en este contexto global de confinamiento han visto reducidas sus posibilidades de denuncia y aumentado el miedo y riesgo al estar encerradas con su agresor. Esto ha llevado a integrar en muchas OSL las respuestas atención y ayuda a las mujeres víctimas o en riesgo de violencia.
  • La violencia intrafamiliar hacia niñas y niños: las OSL hicieron constancia de experiencias de niños y niñas que sufren a lo interno de sus familias de agresiones físicas, presiones psicológicas y abusos sexuales, unas realidades que han obligado a las organizaciones y colegios a tomar medidas junto con instituciones municipales para escuchar, atender y proteger a la infancia, al tiempo que se trabaja con madres y padres para evitar este tipo de maltratos.

  • El abandono escolar: el hambre y la supervivencia van a provocar que muchas familias recurran al trabajo de sus hijos e hijas para conseguir alimento y, como consecuencia, se teme además que abandonen el colegio. Para garantizar la escolarización, todas las OSL e InteRed ven necesaria la atención y apoyo directo a las familias.
  • El impacto de lo virtual sobre lo comunitario: el valor de lo comunitario, de las relaciones personales y el necesario acompañamiento en los procesos de aprendizaje no pueden ser sustituidos por lo tecnológico. Más allá de las complejidades tecnológicas y de sus grandes potencialidades, las participantes evidenciaron la necesidad vital de mantener aspectos que son inherentes a las comunidades y a los procesos y proyectos en los que trabajan.
  • La brecha digital: en muchas zonas y comunidades, especialmente rurales, el acceso a internet es casi nulo y las limitaciones para disponer de móvil son muy grandes, por lo que miles de niños y niñas llevan meses sin ningún tipo de clase y acompañamiento. Estas situaciones suponen un gran reto para los numerosos proyectos educativos que apoyamos en 12 países, fundamentados en la presencia y acompañamiento físico de los y las menores. La brecha digital con enfoque de género ha sido también muy señalada por las OSL. Y al interior de los equipos, esta inmersión en lo virtual ha puesto en evidencia la necesidad de formación y de acelerar la digitalización de las organizaciones, que insisten en no renunciar al encuentro y a lo presencial.

  • Las limitaciones de financiación: ya sea de fondos públicos como privados, se estima que la obtención de recursos económicos para llevar a cabo las acciones educativas y de desarrollo va a ser más complicada. Esta situación nos plantea vías y alianzas innovadoras para lograr que el trabajo y el impacto en la mejora de la vida de niños, niñas, jóvenes y mujeres no se vea afectado negativamente.

  • La situación de las personas migrantes y refugiadas: en India, en Perú, en Argentina, en Guatemala… la situación de desprotección y vulneración de derechos hacia las poblaciones migrantes y refugiadas es muy preocupante, y requiere de acciones de incidencia para que los estados velen por la vida y protección de estas personas. Esta respuesta debe ir más allá de la asistencia humanitaria que las OSL pueden ofrecer en estos momentos. 
  • El crecimiento de los autoritarismos: en muchos países, las posturas de autoritarismo de los gobiernos se han agudizado, mientras las organizaciones y movimientos sociales están respondiendo a la emergencia y sin posibilidades o sin acciones coordinadas de incidencia política en un contexto nuevo lleno de incertidumbre. La construcción colectiva y la incidencia para garantizar los derechos de toda la población no pueden estar confinadas.

  • La brecha entre lo rural y lo urbano: las condiciones de pobreza, la falta de acceso a servicios básicos como salud y educación, las dificultades para obtener un empleo digno y contar con medios de vida deja a las poblaciones de zonas rurales en una grave situación de desprotección, hambre y abandono. Atender a estas personas serán una prioridad para InteRed.

  • La atención psico-emocional y de cuidados de los equipos: las personas que forman parte de los equipos de trabajo de las OSL se encuentran en primera línea de atención a la pandemia lo que, añadido a sus situaciones de estrés y preocupación personales y familiares, se traduce en una carga de trabajo y un impacto alto en su estado emocional, anímico y psicológico. Por eso, las organizaciones han dispuesto para sus equipos servicios de apoyo y atención psicológica que permita cuidar el recurso más valioso de las organizaciones, las personas.

 

Estas realidades y retos suponen, al mismo tiempo, oportunidades que, juntas, podemos y tenemos que aprovechar. ¿Cuáles son esas oportunidades?

  • Revalorizar los cuidados, eje clave de la superación de esta crisis y del sostenimiento de la vida. Una apuesta que InteRed lleva realizando desde hace casi una década. 

  • Reafirmar nuestra acción en áreas rurales, zonas donde los retos y necesidades siguen siendo muy profundas.

  • Fortalecer el trabajo en red y aprender del intercambio de experiencias de Organizaciones Socias que trabajan desde contextos muy diferentes pero con objetivos comunes: garantizar el derecho a la educación, promover vidas libres de violencia de género y construir ciudadanía crítica.

La crisis del Covid19, que destapa y agudiza todas las crisis que este sistema capitalista injusto lleva produciendo durante décadas, nos obliga más que nunca a fortalecer los vínculos que nos unen, a trabajar en red desde los contextos y realidades particulares de cada una, propiciando una mirada crítica de la realidad, enriqueciéndonos colectivamente. Todo, para construir y crecer conjuntamente.

En el mes de julio y en meses posteriores, seguiremos reflexionando y construyendo juntas pensamientos y acciones comunes, fortaleciendo la red internacional que conformamos todas las entidades de la IT que trabajamos en el campo de la cooperación internacional, llevando adelante su misión por la justicia global.

Las Organizaciones Socias Locales que pudieron participar fueron: