La directora de InteRed en Guatemala y México

Compartir:
  • Categoría: Cooperación internacional
  • Fecha: 18 de Julio de 2017

En Guatemala ha visitado el trabajo que se está realizando con dos comunidades de alfabetización bilingüe en la zona Ixil con mujeres indígenas: una de grupos de primaria acelerada en Santa Avellina (San Juan Colzal) financiado por el Gobierno Vasco y otra en la zona de Chajul, en la aldea Xolcuay, financiado por la Junta de Andalucía.

La alfabetización transforma la vida de las personas y el acceso a una educación de calidad es decisivo para superar la pobreza, aumentar las oportunidades económicas, fomentar la participación en la vida pública y avanzar hacia una mayor igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. La alfabetización para todas las personas sigue siendo una meta difícil de alcanzar en zonas rurales. Todavía hay unos 774 millones de personas adultas que no saben leer ni escribir, de los cuales el 64% son mujeres.

María del Mar Palacios, directora de InteRed, afirma que “La educación y la capacitación de las mujeres es reconocida como una de las estrategias para acabar con las desigualdades y la discriminación. Las mujeres alfabetizadas promueven transformaciones personales y sociales. Incrementan su autoestima, conocen sus derechos, confían en sí mismas y establecen relaciones enriquecedoras para ellas y sus comunidades”.

La directora también visitó en Guatemala un proyecto, financiado por el Gobierno Vasco hasta finales de 2018, de emprendimiento y fortalecimiento de la economía de las comunidades campesinas mayas ixil relacionadas con la apicultura y todas las actividades relacionadas con la producción miel.

En México, la directora, ha estado en Guanajuato con el equipo del Centro Victoria Díez de Derechos Humanos. Un centro que hace un papel muy importante en la defensa de los derechos de las mujeres, y más concretamente, por el derecho a vivir una vida sin violencia.

Finalizó su visita a México visitando al equipo directivo del colegio Pedro Poveda Dondee, también en Guanajuato, una escuela que trabaja con metodología de proyectos, en el marco de la enseñanza para la compresión y con propuestas educativas para la creación de un entorno sin violencia.