InteRed ante el coronavirus

Compartir:
  • Fecha: 18 de Marzo de 2020

Desde InteRed somos conscientes del gran esfuerzo individual y colectivo que todas las personas están realizando, desde todos los rincones del planeta, para responder al unísono ante la pandemia del coronavirus. En nuestra organización, este esfuerzo lo estamos dirigiendo, por una parte, a garantizar las medidas que permitan cuidar a nuestros equipos y sus familias en todas las delegaciones nacionales e internacionales, así como para contribuir a la no propagación de la epidemia. Y por otra, a seguir desempeñando nuestra labor educativa de calidad en los países en terreno, pero el contexto cambiante nos impone nuevas medidas.

  • Adelantándonos incluso a las medidas comunicadas desde el Gobierno, desde hace más de una semana hemos dado prioridad al teletrabajo y hemos aplazado todas las actividades en colegios como carreras e iniciativas solidarias.
  • Para facilitar a las familias la conciliación, hemos ampliado de flexibilidad horaria y reducción de jornada si fuera necesario; el horario de inicio y cierre de la actividad laboral.
  • Los equipos de las delegaciones de InteRed en todo el país continuaremos activos desde nuestros domicilios en aquellas tareas que nos permite el teletrabajo y seguimos, igualmente, a disposición de los centros y entidades con las que colaboramos. Podéis llamarnos al 900 831 218 y encontrar los correos electrónicos de cada delegación haciendo click aquí
  • Seguimos muy de cerca la evolución del coronavirus y las medidas a tomar en los países donde se encuentran nuestras Delegaciones Internacionales (Bolivia, Guatemala, República Dominicana y Filipinas ) y equipos (República Democrática del Congo, México, Perú) para garantizar el cumplimiento de las medidas sanitarias recomendadas. Las condiciones de pobreza, de falta de un sistema sanitario sólido en estos países, de la ausencia en muchos de ellos de un Estado que proteja a su población y mucho menos de quienes se encuentran en situaciones de mayor vulnerabilidad...hace que la situación sea mucho más complicada aún. Por todas y para todas estas personas más vulnerables trabajamos y cobra todo su sentido nuestra misión.

Lo que estamos viviendo es una situación completamente nueva para toda la sociedad. Requiere de nuestro compromiso ciudadano y una adaptación constante que precisa flexibilidad y apoyo mutuo. El voluntariado está siendo, una vez más, un actor clave en la creación de iniciativas y acciones solidarias que nos ayudan a ver la mejor cara del ser humano. Y la comunidad educativa, con la que trabajamos tan de cerca, sigue ofreciendo lo mejor pese a las limitaciones tecnológicas y desigualdades de nuestra sociedad.

Tras esta crisis, es posible que retomemos el habitual ritmo acelerado que nos desvía de las prioridades reales de la vida. Pero sin duda nos habrá dejado muchas lecciones, entre ellas, la de trabajar juntas para lograr un objetivo mayor. Desde nuestra labor educativa y de desarrollo, seguiremos promoviendo con el mismo ímpetu y prioridad una educación transformadora que promueva la participación activa y comprometida con todas las personas, a favor de la justicia, la equidad de género y la sostenibilidad ambiental.