“Es imprescindible contar al mundo lo que InteRed está haciendo y cómo lo está haciendo”

Compartir:
  • Categoría: Institucional
  • Fecha: 11 de Noviembre de 2020

La Fundación Villafranca e InteRed llevan colaborando juntos más de 14 años, primero por los derechos a la educación y  formación de mujeres y niñas en la India; y en los últimos años, en la educación de calidad para la disminución de la violencia en niñas, niños y jóvenes en situación de marginación y pobreza en Guanajuato (México). Los lazos que unen a ambas entidades son cada día más fuertes y sólidos, que se traducen en el apoyo de la Fundación Villafranca, también como miembro del Consejo Asesor de Empresas de InteRed.

Cómo te definirías como persona.

Es complicado dar una respuesta a algo que, aparentemente, parece tan fácil, tan simple y sencillo, como es definirte a ti mismo. Creo que a todos nos pasará igual y, seguramente, la respuesta sea siempre la misma: “pues no sé qué decir, creo que hay poco que contar…" Pero entiendo que, a modo de sencilla presentación, es imprescindible hilvanar algunas ideas. Bueno, pues vamos allá.

Diré que tengo 48 años cumplidos el pasado mes de agosto; que siendo niño viví en Málaga, una Málaga muy distinta a la actual hasta que en 1982 la familia se trasladó al completo a Puente Genil, en Córdoba. Regresé a Málaga para cursar la carrera de Derecho y volví a Puente Genil, donde durante cinco años desarrollé mi labor profesional y empresarial en una sociedad constructora y promotora. Ejercí luego como profesional libre durante otros años hasta que me incorporé a la empresa familiar, una sociedad fundada por mi abuelo José y su hermano Lorenzo en la década de los cincuenta del pasado siglo, y que ha sido el germen de otras mercantiles con las que colaboro, y centradas en el mundo inmobiliario, farmacéutico y agrícola.

Comprometido con el mundo semanantero de Puente Genil, he pregonado su Semana Santa, dirijo una publicación cultural y literaria de tirada mensual y colaboro con varias cofradías y hermandades, y con la Agrupación de Cofradías de Puente Genil.

Javier, tu familia, creó la Fundación Villafranca. Cuéntanos un poco  el trabajo de la Fundación.

He mencionado antes a mi tío Lorenzo. Lorenzo, que falleció en 2008, viajó en la década de los 90 a India, de la que volvió muy impresionado. Además de la pobreza, de la miseria de la que fue testigo, le sobrecogió especialmente la situación de la mujer en aquel país, donde su valor era prácticamente cero.

A su regreso se propuso hacer algo al respecto. Era consciente de que la única forma de colaborar con la mejora de la situación de la mujer era apostar por su educación primero, y por su formación después. Ese es el objetivo con el que nace y se constituye en 1997 Fundación Villafranca, con la misión de, en la medida que sus posibilidades, contribuir a la educación y la formación de las personas del tercer mundo.

Lleváis muchos años apoyando a InteRed desde la Fundación. ¿Por qué? ¿Cómo ha sido esta colaboración?

Lorenzo y Mari Pepa, su mujer, era un matrimonio de fe sólida y firme, y además un continuo y comprometido colaborador de la iglesia en cualquiera de sus vertientes. Que yo sepa, y sé que tengo un conocimiento ínfimo de cuanto Lorenzo y Marto Pepa llevaron a cabo, porque no permitían que nadie conociera sus obras, fueron colaboradores imprescindibles para el levantamiento y sostenimiento en Puente Genil de varias órdenes religiosas, colaboradores de Cáritas… donantes de terrenos para el levantamiento de templos, colaboradores de todas las parroquias y obras pías que recababan su apoyo, sé que colaboraron decisivamente en los estudios de numerosos hombres y mujeres de Puente Genil…

Lorenzo quería que la actividad de la Fundación Villafranca se canalizase siempre a través de alguna institución de la iglesia, en la que creía firmemente, por su compromiso y honestidad. Mari Carmen Villafranca conoce desde hace décadas InteRed y a la institución teresiana; de hecho yo también tengo una tía teresiana que estuvo durante 25 en Filipinas y hoy reside en Jaén. Esos vínculos son los que nos unieron a InteRed. Y hoy después de muchos años colaborado juntos, puedo decir que son cada día más fuertes y sólidos.

Ahora, has aceptado la petición de InteRed de pasar a formar parte del Consejo Asesor de Empresas de la organización en representación de la Fundación Villafranca y en sustitución de tu tía, nuestra querida M. Carmen Villafranca. ¿Qué esperas de esta nueva labor? ¿Qué crees que puedes aportar?

Bueno, pues como te dije –medio en broma, medio en serio- en nuestro primer contacto después de ver quiénes componen el Consejo Asesor de InteRed, lo primero que espero es no estorbar demasiado.

A partir de ahí únicamente puedo aportar mi visión de la realidad desde donde la percibo. La vida es tan rica y variada, que es imposible que ninguno de nosotros la percibamos íntegra y completamente. Cada uno vemos sólo aquellos que está a nuestro alcance, en nuestro plano y nivel, en nuestro entorno en nuestras mismas coordenadas. Por eso creo que la idea de conformar este Consejo Asesor es una idea magnifica. Porque es una forma de, entre todos, ofrecer a la institución una panorámica más global, una visión desde distintos ángulos y, por lo tanto, distintas formas de acceder a esa realidad y a los actores que la hacen posible. Es imprescindible contar al mundo lo que InteRed está haciendo y cómo lo está haciendo. Pero el mundo se expresa con distintos códigos, formas y lenguajes que debemos conocer y dominar para extender el conocimiento del ingente trabajo de InteRed y recabar apoyos y colaboraciones.

Te aseguro Eduardo, que es para mí un honor formar parte de este Consejo y, ojalá, pueda aportar a InteRed aunque sea una parte ínfima de lo que InteRed aporta al mundo.

¡Gracias, Javier!

Entrevista realizada por Eduardo García Ribera 

Responsable de Alianzas con Empresas de InteRed